Bizcocho de chocolate y galleta SIN GLUTEN

12/09/2014




El otro dia en una comida familiar llevaron una tarta de chocolate blanco buenísima. Habían sacado la idea de un blog con recetas muy sencillas para hacer: mrmlada. Obviamente, en cuanto tuvimos oportunidad nos pusimos a investigar y encontramos esta sencilla receta de Bizcocho de chocolate con galletas Maria. Buenísimo. Tuvimos que volver a hacer otro al dia siguiente porque el primero desapareció en un abrir y cerrar de ojos. Y pensamos ¿y con galleta sin gluten? Pues si, estaba igual de bueno. Asi que aquí tenéis un BIZCOCHO DE CHOCOLATE PARA CELIACOS

Tiempo: 40 minutos + el tiempo de reposo.

Dificultad: Fácil

Ingredientes:
200gr galleta Maria sin gluten. Las encontraréis sin problema en hipermercados
100 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
25 gr de azúcar moreno.
50 gr de azúcar blanco.
3 huevos.
1 cucharadita de levadura en polvo (sin gluten también).
150 gr de chocolate negro.
Un puñado de nueces peladas y picadas en trocitos (opcional).

Preparación:

1.- Troceamos el chocolate en pedacitos pequeños, bien con un cuchillo o con la picadora (pero cuidado no lo trituréis mucho, que lo rico es encontrarse algún trocito).
2. – Después trituramos las galletas. Esta vez si tienen que quedar como polvo. Para ello podéis usar la trituradora o meterlas en una bolsa y aplastarlas con el rodillo (o a golpes). Aprovechad para precalentar el horno a 180º arriba y abajo.
3.- Juntamos las galletas, los azúcares y la levadura en un bol. Lo mezclamos todo con la mantequilla ayudándonos con unas varillas o una lengua (no la de la boca). Si la mantequilla no está muy blanda la metemos un poco al microondas.
4.- Cuando ya esté todo bien mezclado añadimos el chocolate picado (y las nueces si tenéis) y lo removemos para que se distribuya bien por la masa.
5.- Embadurnamos con mantequilla un molde (para poder desmoldarlo bien) y vertemos en él la masa.
6.- Una vez que el horno esté listo, lo metemos durante unos 30 min. Vigiladlo porque cada horno es diferente y puede ser un poquito más o un poquito menos. Acordaos de que para saber si está lo mejor es pincharlo con una varilla metálica de las de los pinchos y ver si sale limpia.


¡Y ya está!




Es muy fácil, muy rico y muy rápido, asi que no os lo penséis y probad aunque no sea una ocasión especial. Cualquier día es especial para comer rico.